Calor y cortes de luz. La combinación que azota a los vecinos de Balvanera

En estos días la temperatura superó los 30 grados en la Ciudad de Buenos Aires. La Comuna 3 es una mole de cemento que, a pesar de los parques inaugurados el año pasado, no cuenta con los espacios verdes y los árboles necesarios para frenar el calor del verano porteño.

Karina Laura Carrizo vive en un edificio ubicado en Pueyrredón entre San Luis y Viamonte, el miércoles, ella y sus vecino volvieron a sufrir un corte prolongado de luz que duró desde las 14 hs. de la tarde hasta las 3 hs. de la madrugada del día siguiente. A la desesperación de no contar con luz para combatir el calor extremo se sumó, algo igual de desesperante, la falta de respuestas por parte la empresa prestadora del servicio y por parte de Ente Regulador.

“Se resolvió recién a la madrugada, pero la realidad es que desde que empezó el corte nunca supieron darnos una respuesta de cuál fue el problema y en cuanto lo iban a solucionar”, cuenta Karina a Abran Paso. “En la pagina del ENRE, donde se informan los cortes, no se reflejaba el de nuestra zona (Estación AZCUENAGA)”.

A las 14 hs., el encargado reportó el corte de luz, a las 19 hs. volvieron comunicarse y les dijeron que estaban enviando la cuadrilla. La vecina llamó por última vez a las 22.30 hs. para ver si había novedades, “estuve en espera un rato largo y luego me atendió el contestador automático para darme el número de reclamo de mi usuario”, destaca.

Los cortes en la zona son recurrentes, el lunes también fueron afectados por la falta de suministro, pero volvió a los 20 minutos. La preocupación crece porque las interrupciones son frecuentes y no se brinda una respuesta concreta sobre cuáles son los problemas.

“Durante febrero hubo reiterados cortes en mi cuadra y en la zona. La panadería de Pueyrredón y San Luis estuvo casi dos semanas con un grupo electrógeno en la puerta”, señala la vecina.

Los problemas se registran desde 2011. Estuvieron 20 días sin luz y abarcó una cantidad muy grande de cuadras. “Tuvimos que salir a cortar las calles”, relata.

Comenta que en el barrio, se observaron diversas obras de mejora y personal de Edenor llevó adelante tareas de reparación durante los últimos años, pero los problemas persisten.

Cuesta comprender cómo en una zona céntrica de la Capital Federal de Argentina, en el siglo XXI, con tarifas eléctricas demasiado elevadas para el bolsillo de los argentinos, no se pueda garantizar un derecho básico como la energía.

Deja un comentario