Calles verdes para las comunas

Proponer crear una nueva modalidad que permita favorecer la presencia vegetal en las distintas Comunas, luchar contra la contaminación ambiental, atenuar el efecto de isla urbana de calor (IUC) y favorecer el drenaje de aguas pluviales.

El diputado de la Ciudad de Buenos Aires Maximiliano Ferraro presentó un proyecto para crear avenidas y calles de una extensión no menor a trescientos metros lineales cuyas calzadas y aceras hayan sido acondicionadas mediante la combinación de calzadas parcial o totalmente cubiertas de vegetación a través de la utilización de pavimentos permeables, cortes superficial de la acera junto a la línea de fachada a los fines de crear nuevos canteros, instalación de muros vegetales y creación de jardineras elevadas construidas en madera.

Se trata de una nueva tendencia global que viene a presentarse como una herramienta de mitigación del efecto “isla de calor urbano (ICU)” que tanto afecta la calidad de vida en las urbes densas. Ampliamente utilizado en ciudades norteamericanas, este concepto ha llegado también a las ciudades europeas a través de las “rues végétales” de París y los pavimentos permeables que ya se han instalado en Barcelona o Copenhague.

Los beneficios de las Calles Verdes son amplios: no sólo ayudan a reducir la temperatura superficial sino que colaboran con la purificación del aire y el drenaje de aguas pluviales, a la vez que crean nuevos espacios verdes, de esparcimiento y encuentro vecinal. En el Capítulo 7° del Plan de Acción contra el Cambio Climático Buenos Aires 2030, elaborado por el Equipo Interministerial de Cambio Climático presidido por la Agencia de Protección Ambiental, se resaltaron los efectos de la isla de calor urbano en la Ciudad de Buenos Aires y se plasmó la necesidad de explorar nuevas soluciones, como por ejemplo el analizar la posibilidad de utilizar pavimentos porosos que faciliten la infiltración. El proyecto de Calles Verdes tiene en cuenta esta tecnología y propone la utilización de una cubierta vegetal en los espacios que deja el pavimento permeable, tanto en la calzada como en la vereda.

No hay dudas de que el mundo entero se está volcando hacia la conciencia ambiental a través de nuevas propuestas que ya han cambiado radicalmente los paisajes urbanos: muros vegetales, edificios autosustentables, terrazas verdes, huertos urbanos, peatonalización de calles, y calles verdes.

Nuestra Constitución Nacional consagra en su artículo 41 el derecho a un ambiente sano, equilibrado y apto para el desarrollo humano a través de la utilización racional de los recursos naturales, además de la educación e información en materia ambiental.

Por su parte, la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires establece en sus artículos 26 y 27 el deber de preservar y defender el ambiente como patrimonio común de los porteños y porteñas, obligando entre otras cuestiones al incremento de los espacios verdes y de las áreas parquizadas.

En el marco del plan “Ciudad Verde”, las Calles Verdes surgen como una nueva modalidad destinada a favorecer el medio ambiente, mitigar las consecuencias del cambio climático y visibilizar la necesidad de transformar la Ciudad en un espacio más saludable para las generaciones presentes y futuras.

Deja un comentario