Buscan declarar de interés de los Derechos Humanos al Comité Solidario de Emergencia de la Comuna 3

Diputados de la Ciudad presentaron un proyecto para reconocer el rol social de la agrupación que nació en medio de la pandemia para buscar soluciones a las demandas más urgentes de los vecinos de la zona.

Laura Velasco y Lucía Cámpora, legisladoras porteñas por el Frente de Todos, presentaron un proyecto para declarar de Interés de los Derechos Humanos y el rol social del Comité Solidario de Emergencia de la Comuna 3. La iniciativa ya está en comisiones y debe ser aprobada en esta instancia para luego pasar al recinto parlamentario.

El grupo está compuesto por organizaciones políticas, sociales, barriales, de comerciantes, religiosas, culturales, trabajadores y trabajadoras de la salud y la educación, organismos de DDHH, quienes se juntaron al comienzo del aislamiento por la pandemia de COVID 19 para acompañar las necesidades de los habitantes de Balvanera y San Cristóbal, que se agravaron con la llegada del virus.

“El trabajo realizado fue abordando múltiples problemáticas de la comuna, como la asistencia de alimentos, productos de limpieza e higiene en los diferentes comedores y viviendas colectivas, colaborando activamente con la asistencia alimentaria de personas aisladas, como así también en las ollas populares que surgieron en contexto de ASPO y luego en la DISPO”, explica el proyecto. También realizaron operativos de trámites en diferentes organismos del Estado Nacional y de la ciudad, y brindaron asesoría a personas adultas mayores, colaborando con el acceso a la justicia y los derechos.

En la reunión de la Comisión de Promoción e Integración Social, donde está radicado el proyecto de declaración, expusieron algunos de los integrantes de la agrupación. Una de ellas fue Andrea Carricaburu, Presidenta de la Asociación de Comerciantes de la Avenida Entre Ríos, quien manifestó: “Creo que fue una unión sumamente importante, fue la posibilidad de dar respuesta rápidamente a otros. Al conocer la zona y las necesidades que había en cada área, nos reconocimos y comenzamos a poner sobre la mesa las posibilidades que tenía cada uno de actuar desde diferentes lugares”.

Y agregó: ”Muchas veces las organizaciones intermedias no contamos con la suficiente presencia en algunos espacios para contar todo lo que sabemos y para hacer un aporte, así que esta posibilidad de habernos unido mostró todo lo que puede hacer el conjunto y todo lo conocen de su territorio. Yo pienso que este comité es de absoluto interés público para nuestra zona y creo que de acá en adelante podemos generar nuevas alianzas y además podemos ser consultados a la hora de nuevas estrategias e iniciativas legislativas”.

Gabriel Zicolillo, miembro de la Junta Comunal, fue otro de los oradores y recalcó que fue fundamental el hecho de que las asociaciones políticas, sociales, culturales y actores del barrio pudieron trascender las cuestiones ideológicas para trabajar “hombro a hombro” para resolver los conflictos. “La Comuna 3 tiene problemas habitacionales gravísimos donde se alojan altos niveles de vulnerabilidad. Hay muchas casas tomadas, inquilinatos y hoteles. Y el desarrollo territorial de eso es realmente muy complejo, había que recorrer manzana por manzana para poder ir estableciendo los focos de mayor vulnerabilidad. Ahí es que la territorialidad que nos aportaron los distintos sectores fue importantísima y fue la que nos permitió estar presentes en distintas formas”, aseguró.

A la vez que enfatizó: “Los resultados de este funcionamiento empujaron a que muchas otras comunas se organizaran y me parece que eso terminó derivando en otra relación entre los actores sociales y políticos de esta Ciudad. Creo que nace una nueva coordinación política entre espacios, que este año en las elecciones va a poder estructurar algunas ideas. Considero que lentamente vamos a ir pudiendo convencer a los vecinos que hay opciones, que se puede hacer mejor, que hay una Buenos Aires que puede ser inclusiva y que puede ser para todos”.