APROBARON LA LEY DE BARES EN PLAZAS DE LA CIUDAD

Con 36 votos a favor y 19 en contra, la Legislatura aprobó la norma del diputado José Luis Acevedo, del bloque oficialista en el Parlamento de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Hubo una gran protesta de las organizaciones barriales que asistieron a la sesión y criticaron a los diputados que votaron positivo.

La iniciativa permite la instalación de bares en parques públicos de más de 50.000 metros cuadrados de superficie que deberán tener sanitarios accesibles de uso público y gratuito, una estación de vida saludable y servicios de alquiler de bicicletas y de conexión a internet de manera gratuita.
Además, se deberán instalar cámaras de seguridad e incluir, dentro del personal del área de servicio, a un empleado con discapacidad por cada espacio permisionado.
El PRO contó con el apoyo de un sector del frente UNEN, que se dividió a la hora de votar. SUMA + y la Coalición Cívica acompañaron el proyecto del oficialismo porteño, mientras que el Partido Socialista Auténtico, Verde Alameda y Proyecto Sur rechazaron la propuesta.
Por su parte, el kirchnerismo optó por la negativa, al igual que Marcelo Ramal (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) y Alejandro Bodart (Movimiento Socialista de los Trabajadores)
La legisladora Claudia Neira (Frente Para la Victoria) advirtió que la normativa “busca hacer eje absolutamente en el privado como vertebrador de diferentes servicios públicos que deberían ser el nudo del a discusión que deberíamos dar en este recinto. No Podemos avalar un proyecto donde el privado sea el vertebrador del Espacio Público”, y agregó que “no se trata de discutir si está bien o no poner un bar, acá debatimos la concepción de Espacio Público que pretende motorizar el Gobierno de la Ciudad”.
Además, la legisladora aseguró que “este proyecto pretende promocionar la cultura y el arte en los espacios públicos, pero entrega al privado la gestión de los espectáculos a la gorra. Es el concesionario privado quién decidirá qué músicos pueden tocar o no. De esta manera, el Estado terceriza la gestión cultural en los espacios públicos”
Al finalizar la sesión, las organizaciones barriales que desde hace semanas se manifiestan en parques y plazas en contra de esta iniciativa, hicieron oír su voz y rechazaron el proyecto recién sancionado debido a que le quitará metros cuadrados de verde a la Ciudad.
El proyecto aprobado también indica que en los parques de la Capital Federal que superen una dos hectáreas de tamaño, se podrían instalar hasta cinco bares. Este punto generó un amplio rechazo entre las organizaciones barriales y sociales presentes, ya que se deja la puerta abierta a la instalación de negocios en la Reserva Ecológica, el Parque Centenario, el Parque Chacabuco y el Parque Avellaneda, entre otros espacios verdes de la Ciudad.
Otro de los aspectos por el que rechazan la iniciativa, es que según la Organización Mundial de la Salud debe haber un mínimo de doce metros cuadrados de espacios verdes por habitante en las grandes ciudades, algo, según dicen, no se cumple, y con la reducción de espacios verdes para colocar cemento, se vería aún más perjudicado el derecho.