Alerta por el posible cierre de un teatro en Balvanera

Los directores del Teatro Luisa Vehil, ubicado en Hipólito Yrigoyen 3133 denunciaron que no podrán seguir pagando el alquiler del predio por la falta de un subsidio prometido, pero no cumplido, por el Ejecutivo porteño.

El Teatro Luisa Vehil tiene 30 años de existencia. Hace diez años se convirtió en una Asociación Civil sin Fines de Lucro para llevar adelante el emprendimiento, así como para poder comprar el espacio, como forma de salvar la actividad artística. Tocaron todas las puertas posibles, participaron en cuanto subsidio pudieron, pero no tuvieron la colaboración necesaria para lograr el objetivo.

Sus impulsores no contaban con los recursos necesarios para pagar el alquiler y decidieron recurrir al entonces ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, quien se comprometió a facilitarles los medios para comprar el predio; entonces obtuvieron la instancia del mecenazgo, un programa donde las empresas apadrinan emprendimientos artísticos y culturales. Pero “lamentablemente las empresas no aportaron, no resultó para nosotros”, cuenta el director general del Teatro Rubén Hernández Miranda a Abran Paso.

En la actualidad, los propietarios los intimaron a dejar el lugar. Esto significaría la desaparición del Teatro, el cual cobija a más de 100 actores, asistentes y directores, además de alumnos que concurren a las clases de actuación y dirección, y grupos teatrales que realizan sus espectáculos en el lugar.

“Estamos atravesando una situación límite. Desde hace muchos años el Teatro se viene alquilando, y también hace varios años que el Gobierno de la Ciudad prometió un subsidio para su compra. Aparentemente se echaron atrás y nunca se concreta, ni creemos se concretará, ya que la cultura no está dentro de sus prioridades”, destacó el director estable del Teatro, Aldo Bacchi.

Hernández Miranda refirió que “El teatro independiente es a pulmón. Somos 80 socios, todos pagamos una cuota para pagar agua, luz y teléfono. Ahora no llegamos al alquiler. Al Teatro le queda el 30 % del valor de un entrada, el 70 % restante es para la compañía”.

En el Teatro Luisa Vehil, declarado en 2014 de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura, se hacen actividades varias para los vecinos y se generan instancias para que el Gobierno de la Ciudad realice sus iniciativas. “Hicimos un trabajo importante, pero no contamos con los medios para comprar el espacio”, agrega Rubén.

Por último, se refirió al vínculo con el barrio, “el Teatro es vital, la comunidad lo necesita, se hacen trabajos con la Facultad de Psicología, Centros Culturales y el Teatro de la Otra Orilla”.

El arte y la cultura son instancias fundamentales para el crecimiento y el desarrollo de una sociedad. Fortalecer sus espacios y dar a los vecinos la posibilidad de acceder a estas instancias, puede ayudar a afrontar los problemas que atraviesa el barrio.