Advierten que el programa BA Elige atenta contra la Ley de Comunas

media_1312_ZicolilloLos representantes de la Comuna 3 Gabriel Zicolillo y María Suárez rechazaron el mecanismo de participación vecinal que lanzó el gobierno porteño ya que consideran que pasa por encima de las Juntas y que las propuestas pueden ser manipuladas fácilmente por operadores políticos.

“Queremos contarte que con BA Elige, 500 millones de pesos se van a destinar directamente a hacer realidad las propuestas de los vecinos para mejorar la Ciudad. Vas a poder sumar ideas para diferentes categorías, como Transporte, Mascotas, Cultura y Educación entre otras, y elegir entre las ideas de otros vecinos. Por eso, si tenés alguna propuesta, registrate y subila. Los proyectos más votados se van a llevar adelante. Acordate que tenés tiempo hasta el 30 de abril”.

Con estas breves líneas, el gobierno de la Ciudad lanzó el programa BA Elige y envió esta invitación a cientos de porteños desde comienzos de abril. La iniciativa, que estimula la participación vecinal, fue vista con preocupación por legisladores y comuneros de la oposición. Los motivos son variados pero coinciden en un punto: BA elige compite directamente con las atribuciones que manejan las Comunas, un mecanismo de participación institucional que, pese a haber sido aprobado por ley hace más de una década, todavía no pudo implementarse en profundidad y que adolece de un escaso presupuesto.
En esa dirección ya se presentaron en la Legislatura dos pedidos de informes vinculados a este programa y diversos representantes de las juntas comunales emitieron su opinión al respecto. Tal es el caso de Gabriel Zicolill y María Suárez, representantes de la Comuna 3, quienes rechazaron la iniciativa gubernamental.

Entre los motivos, señalan que los ítems sobre los que los vecinos podrán sugerir propuestas, y para los cuales el gobierno piensa destinar 500 millones de pesos, no deberían ser ejecutados por este programa sino a través de los respectivos ministerios o a través de las comunas.
A su vez, advirtieron que las propuestas vertidas por los vecinos a través de internet pueden ser manipuladas fácilmente.

“Las ´propuestas´ están claramente direccionadas por operadores que en forma centralizada orientan las votaciones, pudiendo interpretarse en las mismas una acción de claro tono electoralista, ya que su mecanismo e implementación desestima absolutamente las funciones exclusivas y concurrentes de las juntas comunales y los Consejos Consultivos tal como establece la ley de Comunas”, advierten los comuneros.

Como ejemplo de la situación descripta, Suárez y Zicolillo aseguran que ya pueden verse iniciativas de vecinos que piden incorporar detectores de huellas digitales para controlar la asistencia de los maestros de las escuelas públicas u otras que expresan un desconocimiento total del territorio, como por ejemplo aquella que pide instalar bibliotecas en las villas de la Comuna, cuando no ni en Balvanera ni en San Cristóbal existen asentamientos de este tipo.

Ante esta situación, los comuneros pidieron fortalecer los mecanismos de participación que ya existen y fueron votados hace más de una década, como es el Presupuesto Participativo. “Esta es la herramienta constitucional que los vecinos de la ciudad de Buenos Aires, deberían utilizar para elegir y definir, cómo y en que gastar el presupuesto que anualmente la Legislatura de la Ciudad vota para cada Comuna, así como también ser el contralor de que se destine adecuadamente, según la real decisión discutida y consensuada en los consejo consultivos”, aseguraron.