“…adicciones. Enfrentarlas sin tabúes”

La Dirección General de Desarrollo Familiar, dependiente de la Vicejefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, realizó, el domingo por la tarde, en la Feria del Libro, una mesa de diálogo abierto sobre la problemática del consumo de drogas en las salidas adolescentes.

El encuentro, denominado “Diversión juvenil, la mirada de los expertos”, tuvo lugar en la sala Leopoldo Lugones de la Feria, y es el primero de una serie de encuentros que el Gobierno porteño está llevando a cabo sobre este tema.

Con la coordinación de Adrián Dall’Asta, director general de Desarrollo Familiar, la charla contó con la exposición de Eduardo Kalina y Geraldine Peronace, psiquiatras especializados en adicciones.

En la presentación Dall’Asta, llamó a mirar al otro sin juzgar. “El Estado quiere empezar a mirar, desde una perspectiva de familia, con políticas públicas. El tema requiere una mirada profunda que invite a la reflexión. No hay soluciones fáciles ni recetas”, indicó, para dar paso a los expertos.

El primero en exponer fue el Dr. Eduardo Kalina, señaló que la adolescencia es la etapa en la que los límites “duelen” más. “Hay sustancias que nos permiten vivir ilusiones maníacas. La posibilidad que brindan de ir más allá de los límites es tentadora. Y los adolescentes son quienes hacen los mayores test para probar hasta dónde se puede”, describió. También apuntó que, en el tema drogas, “la democracia es absoluta”, ya que cualquiera puede tener acceso, y que si no se tiene dinero para comprarlas se roba o se mata y “no pasa nada”, ya que “no hay respeto por la ley”.

Luego citó al escritor Misha Glenny, autor del libro titulado “Mc Mafia. El crimen sin fronteras”, que afirma que el crimen organizado maneja el 25 por ciento de la economía mundial. “No hay que hablar de narcotráfico, sino de narcocomercio. Es el comercio que ocupa el segundo lugar en el mundo, después del armamentista. Y que hoy está mezclado con la política”, afirmó el psiquiatra.

También indicó que hay trabajos de alto nivel científico que aseguran la existencia de “una predisposición genética a la adicción”, pero que, además, hay un factor que tiene que ver con lo familiar. “La falla central de la vida familiar es el ‘haz lo que yo digo pero no lo que yo hago’”, remarcó, y puso el ejemplo del papá o la mamá que consume cigarrillos diariamente mientras le dice a su hijo que no fume marihuana.

Kalina, además, definió al tabaco como una “droga siniestra”, que está altamente valorada en la sociedad, como el alcohol. “Es monstruoso que el tabaco sea legal”, disparó, manifestándose totalmente en contra de las posturas que abogan por normas que permitan el uso personal de sustancias tóxicas. “El otro factor son los remedios. Hoy vemos familias farmacéuticas. Cómo nos vamos a extrañar que los adolescentes caigan en el mundo de los químicos”, se preguntó. También manifestó que “hay un mensaje permanente de que la vida no vale nada” y que “hay que hacer una reconfiguración ideológica para que la salud sea considerada un valor importante”.

A su turno, la psiquiatra Geraldine Peronace profundizó sobre de la necesidad que tienen las nuevas generaciones de consumir drogas los fines de semana. Relacionó al fenómeno con las mayores posibilidades de ocio que actualmente existen y con la industria que lo promueve. En ese sentido, mencionó “las previas, el predance, la discoteca, al after office, los after hours y el llamado primer día del último día del año”, que invita a los adolescentes a consumir de todo sin parar.

“La movida en la Capital va desde el miércoles hasta el lunes. Seis días a la semana. Todo apunta a no parar”, afirmó la experta. Luego, vinculó el consumo de drogas psicoactivas ilegales con el consumo legal de medicamentos. “En Argentina, los medicamentos más vendidos son los psicofármacos. En segundo lugar, están los analgésicos. Esto lo ven los chicos a diario, no vienen de un repollo”, destacó.

Coincidió con Kalina en que actualmente vivimos en “una sociedad maníaca”. Y agregó que “hay una cultura de no poderse aburrir, de estar siempre sobreexcitados”. “Ante el aburrimiento –explicó- viene el policonsumo. A veces me pregunto cómo estos chicos están vivos, si a las dos de la mañana tienen hasta siete sustancias encima”, expresó.

Finalmente, le apuntó a la existencia de “una industria que nos indica cómo tenemos que divertirnos”, la vinculó con la moda y concluyó que “hoy la moda es el consumo de psicoactivos”. También estableció un paralelo entre las drogas de diseño y el diseño que imponen las marcas como símbolo de estatus. Al respecto, expresó: “Estamos dejando en manos de la industria del ocio los valores y la salud. Nos venden un modelo de diversión que se apoya en intereses consumistas”.

Para terminar, dejó una reflexión: no existen las Madres del Éxtasis como sí existen las Madres del Paco, porque las mamás de los chicos que consumen drogas de diseño no conocen los síntomas de sus hijos. “Estamos ante el desafío de concientizar a las familias. No creo en las prohibiciones, creo en la educación y en trabajar en la prevención y en la reducción de daños”, concluyó, remarcando que “las drogas matan y la gente se muere, cualquiera sea su clase social”.

Tras las exposiciones, los expertos respondieron las preguntas del público. El cierre fue a cargo del Dall’Asta, quien, en tono filosófico, afirmó que “hoy el ser está asociado al tener”. Y que, cuando esa noción se impone, “ser feliz se vincula al consumo, y eso genera una oportunidad de negocios que nos está matando”. Finalmente, definió a la familia como un “agente de prevención de las adicciones”, ya que “si la familia educa y se compromete, y el Estado la acompaña, baja la tasa del consumo de drogas”.

Previo al encuentro, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, de quien depende el área que organizó la charla, explicó las razones de la realización de este ciclo: “Es hora de que la sociedad haga un sinceramiento respecto a las adicciones y comenzar a enfrentarlas sin tabúes. La prevención es una herramienta que tenemos que llevar a su máxima expresión con políticas de estado consensuadas, a las que llegaremos con un diálogo franco y abierto. Está en juego la salud de nuestros hijos”, remató.