Actos y movilizaciones a 11 años de diciembre del 2001

Convocados por distintas organizaciones sociales y políticas este jueves se realizará una nueva conmemoración de los sucesos ocurridos el 19 y 20 de diciembre de 2001, cuyo epicentro fue en la Ciudad de Buenos Aires, que decretaron la salida anticipada del presidente Fernando De la Rúa y que tuvo un saldo de 33 manifestantes asesinados por parte de la Policía Federal.  Aquí, un repaso por esos 2 días que conmovieron al país.

El 19 y 20 de diciembre de 2001 un estallido de rebeldía popular sacudió la Argentina.Por primera vez en nuestra historia, un presidente no cae por un golpe de Estado sino porque el pueblo lo tira abajo. El pueblo en las calles impuso su voluntad y echo a un gobierno antipopular y entreguista como el de Dela Rua y Cavallo, dejó en el aire el Estado de Sitio decretado por ese gobierno, forzó el no pago de la Deuda externa y conquistó un millón de planes sociales para paliar el hambre. En apenas 10 días se sucedieron 5 presidentes. Fue un esfuerzo gigantesco de lucha de cientos de miles de hombres y mujeres. Treinta y tres dejaron su vida luego de la represión brutal que ordenó el gobierno antes de caer.

Se vino el estallido

A vos te puso el Fondo, chupete botón.
A vos te puso el Fondo, chupete botón,
Te cortamos las rutas, te paramos el país.
Sos un hijo de puta, te tenés que ir…
(Cantito popular en columna sobre Diagonal Norte, acceso a Plaza de Mayo)

En diciembre de 2001 se vivía un verano caliente. El gobierno de De la Rua y Cavallo era sordo y ciego ante las consecuencias desastrosas de su politica en el pueblo: crecían el hambre y la desocupación, se le descontó el 13% de sus sueldos a los trabajadores estatales y a los jubilados, los productores agrarios defendían sus tierras de los remates, colapsaba el sistema de salud y el provisional, se derrumbaba el presupuesto para educación y encima le robaron los depósitos a los ahorristas con el “corralito”. Con la “bancarización forzada” que habian impuesto, ya no se podía ni cartonear. El pueblo se volcaba crecientemente a la lucha. Las elecciones de octubre, con más de un 40% de abstención y voto en blanco, habían sido un golpe durísimo a la Alianza y a los políticos del sistema en general y ya prefiguraba la bronca contra ellos que estallaría mas tarde. Durante ese año se sucedieron puebladas en todo el país, como la de Tartagal-Mosconi. El corte de ruta de los desocupados de la CCC y el FTV de La Matanza le habia torcido el brazo el gobierno. Ellos, desde la Matanza, llamaron a dos asambleas piqueteras que convocaron a jornadas de lucha que estremecieron al país. La ultima, el 12 de diciembre, confluyó con un paro nacional convocado por las tres centrales sindicales.
Los de arriba se alarmaban ante la posibilidad de un “estallido social”.
Frente a la crisis, las clases dominantes estaban prácticamente fracturadas. Un sector, cuyo vocero era Menem, buscaba mantener la convertibilidad a cualquier costo o incluso ir hacia la dolarización. Otro sector empujaba la devaluación y, desde hace meses, viendo el crecimiento de la lucha y el desgate de Dela Rúa, preparaba en las sombras un recambio, un golpe de Estado institucional. Este complot tenía como protagonistas a Duahlde, Alfonsin y Chacho Alvarez, los mismos que venían garantizando la gobernabilidad del gobierno de la alianza. Fue este sector de las clases dominantes, que controlaba la provincia de Buenos aires, el que organizó los saqueos del 19 en los supermercados, montándose en el hambre y la desesperación del pueblo.
Lo que no preveían era que la envergadura de la rebelión popular iba a desbordar los planes del golpe de Estado institucional (un recambio en las alturas), imponiendo su sello al Argentinazo.

Cacerolazo y rebelión

¡Qué boludos! ¡Qué boludos!
El estado de sitio
Se lo meten en el culo…
(Cantito popular en Plaza Congreso)

Ya se acerca nochebuena,
Ya se acerca navidad
Pero el pueblo está en la calle
Y el gobierno ya se va…
(Cantito popular en Plaza de Mayo)

La decisión de Dela Rúa de decretar el Estado de Sitio desató la rebelión. Miles y miles de personas salieron a la calle con bronca, mostrando una voluntad y un grado de conciencia democrática altísimo. La capital federal fue el escenario de un “cacerolazo” masivo. La orden de Dela Rua fue “limpiar” la Plaza a cualquier costo, con lo que dió zona liberada a los grupos especiales de la Federal para actuar de manera asesina y sangrienta. La gente se quedó y resistió en un combate que se prolongaría hasta el 20.
El resto del país también fue escenario de grandes combates que enfrentaron la represión heroicamente.
El pais se estremeció. El argentinazo desbordó los planes de recambio por arriba que tenían previsto Duahlde y Alfonsin, pero careció de la organización y la dirección necesaria para imponer un nuevo gobierno
En esas condiciones asumió el poder Rodríguez Saa a quien el pueblo le “impuso” el no pago de la deuda externa y otras medidas. A su vez el nuevo gobierno era extremadamente débil y con un gabinete de prontuariados. Duahlde- Alfonsin e Ibarra entonces prepararon un nuevo golpe de estado que se llevo adelante en Chapadmalal, con lo que finalmente pudieron hacerse del gobierno.