Condena a genocidas por robo de bebes

09-07-12

El Tribunal Oral Federal Nº 6 condenó a 50 años de prisión a Jorge Rafael Videla, a 30 años al ex jefe de inteligencia de la ESMA, Jorge “el Tigre” Acosta y a 40 años al ex almirante Oscar Antonio Vañek en un juicio histórico en el que se investigaron 35 casos de apropiación ilegal de bebés.

Además, determinaron 20 de prisión para el ex comandante de Institutos Militares, Santiago Omar Riveros, 15 para Reynaldo Benito Bignone y 14 para el ex prefecto Juan Antonio Azic. Por otro lado, al médico de la ESMA, Jorge Magnacco, fue sentenciado a 10 de cárcel, mientras que el ex capitán Víctor Gallo y su mujer, Susana Colombo, recibieron penas de 15 y 5 años, respectivamente. Por su parte, el ex almirante Rubén Omar Franco y el ex agente de inteligencia Eduardo Ruffo fueron absueltos.
La Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto en comunicación con Abran Paso destacó la importancia del juicio: “hemos podido asistir al cierre de un juicio histórico que se ha hecho a los mas altos exponentes de la dictadura militar y que con su fallo demuestra que se han sentado dos precedentes importantes: el haber reconocido desde la justicia que existió un plan sistemático para el robo de bebés, y en el otro, haber dado por primera vez en la historia jurídica 50 años de condena al genocida Videla”.
Si bien remarcó la importancia de las altas condenas como la de Videla, también reconoció que se sintió decepcionada por las bajas condenas del resto. En este mismo sentido, se manifestaron desde Abuelas de Plaza de Mayo: “entendemos que otros represores no fueron sancionados de acuerdo con la magnitud de los crímenes gravísimos que cometieron y que aún perduran en el ocultamiento de la verdadera identidad de los casi cuatrocientos hombres y mujeres que continúan siendo esclavos del alma. En este sentido, nos queda un especial sabor amargo por las bajas condenas que recibieron Víctor Gallo y Susana Inés Colombo -15 y 5 años, respectivamente-, apropiadores de Francisco Madariaga Quintela durante más de 32 años. Es por esto que seguiremos exigiendo que los apropiadores, como autores de delitos de lesa humanidad, reciban penas más severas”.
Estela de Carlotto, recordó además que las Abuelas de Plaza de Mayo habían presentado ante la justicia esta demanda ya en 1996 para que se reconociera el plan sistemático del robo de bebés, ya que a pesar de que regían las leyes de impunidad de punto final y obediencia debida, “no habían sido contempladas en las leyes el perdón por el robo de bebés durante la dictadura”. Por último, concluyó: “Hemos tardado muchos años recorriendo este camino hasta llegar a esta conclusión que para nosotros es inédita, muy saludable para el pueblo y para toda la sociedad internacional porque lo que ocurre en un país afecta a la humanidad. Valorando el esfuerzo que se ha hecho desde los sectores que han aportado datos, desde nuestros ñietos que han dado su testimonio, de las abuelas que abrieron nuevamente una llaga ante el juzgado y ante los jueces para aportar. Que sea esto un ejemplo de la perseverancia, no solo de nuestra institución sino de todos aquellos que deseamos una democracia plena”.

 

 

 

 

Deja un comentario