Jun 08

Los reclamos vecinales de Balvanera en la Academia

La experiencia de Manzana 66 y otras redes de vecinos fueron investigadas y desarrolladas en el libro “CIUDAD VIVA: Disputas por la producción sociocultural del espacio urbano en la Ciudad de Buenos Aires”. Resultado de una investigación colectiva realizada por miembros del Instituto de Investigaciones Gino Germani,

Abran Paso conversó con Juliana Marcús, socióloga e investigadora adjunta del Conicet y del Instituto de Investigaciones Gino Germani, coordinadora del libro.

Sus estudios se focalizan y analiza la producción sociocultural del espacio urbano y los procesos de mercantilización urbana durante las últimas tres décadas. Aborda diferentes problemática urbanas; la disputa entre diversos actores sociales –organismos gubernamentales, desarrolladores urbanos, asociaciones vecinales, manteros, okupas, travestis y jóvenes de sectores medios.

Juliana Marcús, para presentar la investigación que aborda los últimos dos mandatos del Gobierno de la Ciudad, afirma que “El libro tiene que ver con la idea que la ciudad, como espacio urbano, se construye permanentemente. Es una construcción constante en la que intervienen diversos actores sociales. Desde el Estado, en todos su niveles, y desarrolladores urbanos, asociaciones vecinales, manteros, okupas, travestis y jóvenes de sectores medios”.

“Vemos que la política de construcción del espacio urbano de las últimas dos gestiones se enmarcan en la mercantilización urbana. La producción de espacio tiene que ver con entender a la Ciudad como una mercancía, como un producto a ser vendido en el mercado para unos pocos, en el que muchos quedan afuera. Se gestiona el suelo urbano de una manera en la cuál no se valora el valor de uso, sino el valor de cambio. Se incentiva a través de vaciamiento urbano, de habilitaciones para construir edificaciones de altura, de facilidades que se les da a capitales inmobiliarios a través de exenciones de impuestos”, agrega Juliana Marcús.

En respuesta a la pregunta de Abran Paso sobre qué los  motivó a investigar estas temáticas, la Lic.  Marcús sostiene que vienen investigando desde hace 6 años temas que tienen que ver con la transformación del espacio urbano. “En ese tiempo empezaron a aparecer manifestaciones urbanas en torno al derecho a la Ciudad. Frente a la gestión del espacio urbano, como una mercancía, diferentes grupos vecinales, inquilinos y personas que viven en villas miserias, empezaron a ver que el espacio también tiene que ser suyo. Tiene que ser vivido. Pensamos que la Ciudad no sólo se construye desde los grandes actores del poder, sino que, el propio ciudadano de a pie hace Ciudad. Vemos distintos modos de habitar el espacio urbano”.

Como ejemplo de una disputa por la producción sociocultural del espacio urbano en la Ciudad de Buenos Aires se tomo la lucha de la Manzana 66 del barrio Balvanera, apropiación de los vecinos de una manzana para realizar una plaza publica en un barrio carente de espacios verde; ganándole la pulseada a la acumulación capitalista cuya pretensión era la construcción de un microestadio. Esta experiencia hace de contrapunto entre “las lógicas que el urbanismo empresarial utiliza (vaciar, llenar) para llevar adelante sus intervenciones, y las limitaciones que ha encontrado en la resistencia de los vecinos que, como alternativa, proponen una apropiación pública y colectiva del espacio (resistir)”.

Durante los próximos días seguiremos compartiendo la entrevista que mantuvimos con la Lic. Juliana Marcús.

Deja un comentario