«

»

Dic 04

Los chicos arreglan la plaza

thumb_IMG_1365_1024Un grupo de jóvenes de Balvanera se hace cargo del mantenimiento de la Plaza Velazco Ibarra y controla las obras que lleva adelante el Poder Ejecutivo.

“Enfocá acá”, dice Eduardo, uno de los pibes de la plaza que prefiere no salir en cámara por temor a sufrir represalias.

Eduardo y sus amigos del barrio mantiene la plaza con su esfuerzo, su habilidad y con dinero que gastan de su propio bolsillo. El equipo periodístico recorrió la plaza con ellos para conocer el trabajo que realizan y los problemas que tiene el espacio verde.

“Acá había un bebedero, en vez de arreglarlo, lo sacaron, se lo llevaron y no lo trajeron más. Estos son los desagües, pusieron un reja que en cualquier momento se va a meter para adentro y además se llena de agua y no tiene por donde salir cuando llueve”, cuenta Eduardo.

“Sacaron los tachos que tendrían que haber soldado porque estaba mal pintados y en su lugar pusieron unos de plástico con un solo tornillo. Son muy frágiles, pueden estar en un lugar semi público que no es lo mismo que una plaza”, agrega.

“Acá se inunda todo porque se tapa con hojas. Una vez por semana hay que hacer mantenimiento, pero no viene nadie, así que lo hacemos nosotros”, continua el joven y agrega que “pusieron unos pilares nuevos que pesan 150 kg. para sostener los tachos. Están flojos, se le pueden caer a una criatura y matarla”.

Sobre la zona de los juegos destaca que “pusieron unas hamacas con cadenas nuevas, pintaron la estructura, pero en una semana se desgastó el hierro y se cortó. Estamos hablando de una calidad de metal que no pensé que existía. Los chicos se hamacaron un rato y salieron haciendo papito contra el piso. Ahora las cambiaron, pero otra vez se desgastó.

“La puerta de acceso a los juegos la soldamos nosotros porque pesa como 100 kg. y estuvimos como dos meses reclamando y se le podía caer en la cabeza a una criatura”, detalló.

“El aro de basquet se cayó cuando lo golpearon con la pelota y lastimó a un chico que le tuvieron que dar cinco puntos. Hicieron un tejido protector alrededor de la cancha, pero no le pusieron los tensores. Están atados así nomás”, agregó sobre el estado de la parte deportiva de la cancha.

La lista continúa. El resto de los arreglos y falencias de la plaza las contaremos en la próxima nota. Es notable el trabajo voluntario de estos jóvenes y la necesidad de apoyo que tienen para garantizar que este espacio verde, tan necesario para lo vecinos y los niños de la comuna, funcione de la mejor manera posible.

Deja un comentario