May 15

Detalles del plan integral de veredas

Si bien resulta un avance significativo la decisión del Gobierno de la Ciudad, no son claras las fuentes de diagnóstico, los criterios de selección o las prioridades que tendrá este plan en su implementación.

El pasado 18 de abril el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, presentó un “Plan Integral de Veredas”, acompañado por el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli, y la subsecretaria de Vías Peatonales, Clara Muzzio, entre otros funcionarios.

Según la información publicada en el portal web del Gobierno, el Jefe de Gobierno destacó que el Plan tiene como meta reparar el 80% de las veredas de la Ciudad: “Para 2018, el objetivo es reparar 36.558 veredas en mal estado y 6.000 afectadas por raíces, mientras que, para 2019 se arreglarán 85.116 veredas, alcanzando así el 80% fijado”.

El Plan integral estaría apoyado sobre cuatro ejes principales:

  1. Planificación y Coordinación, destacando que el ejecutivo busca centralizar la información sobre las intervenciones que se hacen en las veredas, y lograr una articulación con las obras que desarrollan distintos sectores, destacándose las empresas de servicios públicos.
  2. La Fiscalización, incorporando tecnología para mejorar el control sobre las obras realizadas por las empresas de servicios públicos “evaluando las intervenciones en vías peatonales según detallados protocolos y de acuerdo al riesgo de cada apertura”.
  3. La Ejecución y el Control,  a fin de cumplir con todas las medidas de seguridad para garantizar el tránsito seguro de peatones, controlando la calidad y el correcto cierre de boca.
  4. La Cercanía, a fin de potenciar los canales de comunicación y participación vecinal para dar a conocer el avance de las obras en las veredas.

A partir de una iniciativa del Ejecutivo, en noviembre del año pasado la Legislatura sancionó la Ley N°5.902 que establece parámetros y responsabilidades para la construcción, mantenimiento, reparación y reconstrucción de las aceras de la Ciudad. La misma advierte en su Artículo N°5, que la obligación para la mejora de la vereda “compete al propietario frentista, sin perjuicio de las eximiciones previstas”, que refiere a las roturas provocadas por las empresas de servicios públicos, quienes deben tomar a cargo las reparaciones, así como por las raíces de árboles o roturas producidas por obras del Gobierno porteño, en cuyos casos la reparación corresponde al GCBA.

Teniendo en cuenta que no se ha detallado qué criterio se utilizará en el Plan Integral para definir las veredas a reparar, resulta importante saber si estos trabajos incluirán el arreglo de las aceras cuya rotura no se deba a la responsabilidad del Gobierno de la Ciudad, según lo previsto en la ley mencionada.

En ese caso, es necesario conocer si los propietarios frentistas deberán afrontar económicamente la reparación, o si, al tratarse de un plan impulsado por el Gobierno de la Ciudad, será el propio Estado el que se hará cargo de su costo. En el primer caso, es importante saber si los propietarios frentistas recibirán algún tipo de incentivo para la realización de esos trabajos de mantenimiento. En este sentido, el artículo 14 de la norma expresa que el Poder Ejecutivo podrá “establecer y/o coordinar, por sí o a través de terceros, planes de financiación a favor de los propietarios frentistas para la ejecución de las obras de construcción, mantenimiento, reparación y reconstrucción de veredas”. En cualquier caso, resulta necesario conocer cuál será la partida presupuestaria que se destinará a este plan.

Con respecto al último eje señalado para el Plan Integral, se destacó que el Gobierno ha realizado reuniones y comunicaciones con vecinos para informar de las obras, sin hacer referencia a los ámbitos y mecanismos de participación que establece la Constitución de la Ciudad.

No podemos dejar de mencionar el rol de las Comunas en el mantenimiento de los espacios públicos. La Ley N°1.777 de Comunas, expresa en su Artículo 10 que Las Comunas tienen a cargo en forma exclusiva “la planificación, ejecución y control de los trabajos de mantenimiento urbano de las vías secundarias y otras de menor jerarquía, según normativa vigente”. Por su parte, el artículo 11 indica que “Las Comunas tienen a su cargo en forma concurrente con el Poder Ejecutivo “la decisión, contratación y ejecución de obras públicas, proyectos y planes de impacto Comunal, así como la implementación de programas locales de rehabilitación y desarrollo urbano”.

Asimismo, la Constitución y la Ley N°1.777 atribuye a los Consejos Consultivos Comunales, formados por vecinos/as de la comuna, el asesoramiento de manera honoraria sobre las políticas públicas y proyectos a implementar en la comuna. Por esta razón, resulta importante saber qué grado de participación tendrán las juntas comunales y los consejos consultivos en el diseño y ejecución de este plan.

Rodríguez Larreta explicó también que “arreglar las veredas beneficia a la gente que camina, ni hablar si alguien tiene alguna discapacidad o un cochecito de bebé, o a una persona mayor”, y aseguró que “es para cuidar a todos los vecinos de la Ciudad”. Por las características particulares del Plan, resulta significativo incluir la participación de las personas con discapacidad. Sabemos que el mal estado en que se encuentran las veredas afecta de manera directa a quienes tienen discapacidades visuales y motrices. Cabe recordar que el artículo 4, inciso 3, de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, tratado que tiene rango constitucional en nuestro país, indica: “En la elaboración y aplicación de legislación y políticas para hacer efectiva la presente Convención, y en otros procesos de adopción de decisiones sobre cuestiones relacionadas con las personas con discapacidad, los Estados Partes celebrarán consultas estrechas y colaborarán activamente con las personas con discapacidad, incluidos los niños y las niñas con discapacidad, a través de las organizaciones que las representan”.

Por esta razón,  es interesante conocer de qué modo se garantizará la consulta a las organizaciones de personas con discapacidad respecto de la selección de las veredas a reparar, según la proximidad a puntos muy transitados por estas personas, como instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil, entre otras.

Deja un comentario